Nos alegramos grandemente de honrar a la profesora Angela Y. Davis en ocasión del conferimiento del premio Blue Planet Award (Premio Planeta Azul) 2011 de ethecon. La profesora Davis es una de las/los co-fundadoras/es de Critical Resistance (“Resistencia Crítica”), organización cívica activa a nivel del país que se dedica a la causa de la eliminación del complejo prisionero industrial. Ella ha participado allí y nos ha acompañado desde la fase inicial y sigue apoyando activamente nuestro trabajo a nivel local así como internacional.

Critical Resistance trata de crear un movimiento internacional para acabar con el complejo prisionero industrial cuestionando la convicción que el hecho de encerrar y de controlar a la gente hace nuestra vida más segura. Nosotros creemos que los bienes básicos como alimentos, vivienda y libertad son aquellos que hacen nuestras comunidades seguras. En el sentido propio, nuestro trabajo es una parte de los esfuerzos en el mundo entero contra injusticia, desamparo y opresión. Critical Resistance fue fundada en 1997, cuando unos activistas teniendo dudas contra la idea de que encarcelamiento y vigilancia eran una solución para problemas sociales, políticos y económicos se reunieron para organizar una conferencia que investigó y cuestionó aquello lo que llamamos hoy día el complejo prisionero industrial. La conferencia realizada en septiembre de 1998 en Berkeley en California reunió más de 3.500 activistas, graduados universitarios, presos y antiguos presos, líderes obreras/os, líderes religiosas/os, feministas, activistas gays, lesbianas y transexuales, jóvenes, familias y responsables políticos de todos Estados Unidos y desde otras partes del mundo. La profesora Davis fue una de las/los organizadoras/es principales de esta conferencia histórica y con el impacto de cambiar el juego, una de los que reanimaron el movimiento en el que ya había estado y está activa desde hace muchos años.

Con el apoyo de activistas y personalidades líderes como la profesora Davis, nuestra organización surgió desde esa conferencia, y ahora nos organizamos a nivel del país entero como una red de grupos locales que son unidos por una misión común y principios organizadores comunes. Ahora, Critical Resistance tiene grupos locales en Oakland, Los Angeles, Houston y Nueva Orléans. Nuestros grupos están activos en el trabajo político multifacético en sus regiones actuando para vincular el trabajo organizador local con un movimiento mayor y más amplio para la eliminación del complejo prisionero industrial. Lo hacemos por medio de campañas rigorosas y concentradas, que desde abajo y a nivel cívico generan fuerzas para oponernos a la extensión de instituciones penales, cárceles y vigilancia y, simultáneamente, exigir solución de los problemas y satisfacción de necesidades básicas lo que crearía comunidades prósperas e independientes, autodeterminadas.

En Oakland en California, Critical Resistance y nuestros aliados están, con la campaña “Stop the Injunctions Coalition”, cerca de ganar la lucha contra el uso de “Gang Injunctions”, de “Mandatos antipandillas”, en nuestras comunidades. Un “mandato” o una “orden antipandillas” es una resolución del juzgado que facilita la detención de una persona o de un grupo que está sospechado de pertenecer a una pandilla y que vive o pasa su tiempo en una zona declarada de “zona de seguridad”. Tales “zonas de seguridad” suelen estar ubicadas en las regiones más pobres vecinas de Oakland donde la mayoría de los habitantes son afro-americanos o latinos, y en esas comunidades los mandatos antipandillas están usados fundamentalmente para el “Racial Profiling”, pesquisas policiales a base de perfil racial, de criterios raciales que son por consecuencia casi siempre criterios racistas. La sección de Critical Resistance en Oakland ha movilizado miles de personas a participar en actividades comunitarias, reuniones y manifestaciones públicas, acciones de protesta, reuniones de consejeros municipales y eventos culturales para demostrar la resistencia de la gente contra represiones policiales, pesquisa por medio de perfil racial y malgasto de dineros públicos por razón de esperanzas exageradas en detención y vigilancia en aras de la “seguridad pública”. La profesora Davis es una de las/los contribuyentes principales de este trabajo y se juntó a nosotros alzando su voz contra los Gang Injunctions y para soluciones comunitarias, es decir en el seno de las comunidades mismas, concerniendo los problemas de miseria, desamparo y violencia. Sus ángulos de vista y sus conocimientos profesionales han sido imprescindibles para el éxito de nuestra lucha.

Junto con la lucha contra los mandatos antipandillas, nuestros ambos grupos locales en Oakland y en Los Angeles siguen protestando contra la elevación de gastos para el sistema penitenciario y la ejecución penal en California con la coalición a nivel del Estado de California “Californians United for a Responsible Budget” / CURB (“Californianos Unidos por un Presupuesto Responsable”). California tiene el sistema carcelario más voluminoso en todos Estados Unidos, en el momento están más de 160 miles de personas encerradas en a eso de 33 instituciones. Eso no incluye aún a las personas encarceladas en prisiones militares, bajo pena condicional o en prisiones juveniles ni a sus familias y miembros de sus comunidades respectivas. Todos los ojos se dirigieron hacia California desde que la Corte Suprema de los EE.UU. adoptó la decisión histórica obligando a California a reducir la población de las cárceles de 40.000 dentro de los dos años siguentes. Como reacción sobre esta decisión, el Estado está intentando justamente ahora construir en vez de aquello más jaulas a nivel local, por eso exigimos nosotros, la Critical Resistance, y nuestros aliados de la CURB, un moratorio para toda construcción ulterior de cárceles en California.

Critical Resistance está igualmente presente en Nueva Orléans y sigue reivindicando la satisfacción de necesidades básicas como vivienda pagable, instituciones de salud, centros comunitarios y posibilidades de empleo. Junto con nuestros compañeros aliados en la “Orleans Parish Prison Reform Coalition” (“Coalición para Reforma de la Prisión Comunitaria de Orléans”), Critical Resistance sigue combatiendo intransigentemente la ampliación de la temida “Orleans Parish Prison”. En febrero de 2011 hemos logrado exitosamente alcanzar una limitación de la cantidad de los presos así como una orden judicial contra los planes municipales de ampliación. Hasta ahora tenemos que observar como el complejo prisionero industrial en la Región del Golfo en el Sur de los EE.UU. está usado como medio de ayuda humanitaria en las catástrofes, y como reacción sobre aquello seguiremos creando poder popular y conciencia política para más y mayores comunidades autodeterminadas y para la liquidación del complejo prisionero industrial.

¡Nada de nuestro trabajo sería posible sin la actividad incansable, el apoyo generoso y la análisis brillante de activistas científicos como la profesora Davis! Ilimitadamente merece ella que el aporte de su vida entera esté honrado como lo hace Ethecon con su Blue Planet Award. Sus esfuerzos históricos y actuales para la formación de movimientos internacionales han creado una visibilidad necesaria y crítica para la lucha contra el complejo prisionero industrial en los EE.UU. y contra los impactos de aquel en el mundo entero.

¡Felicidades y muchas gracias, querida profesora Davis!

Vista preliminar      ir arriba120110
Facebook Twitter YouTube Flickr
Donar on-line!