„Nada aprendido de la catástrofe“ - ethecon sentencia la reactivación de la central nuclear japonesa Oi

Desde jueves pasado, el 5 de julio, Japón vuelve a producir electricidad atómica. Después de que todas las 50 centrales del país habían sido desconectadas durante dos meses, ahora fue nuevamente activado el primer reactor en la planta nuclear de Oi. ethecon – Fundación Ética & Economía que ya sólo hace dos semanas había entregado el premio de vergüenza, el „Black Planet Award internacional de ethecon del año 2011“ („Premio Planeta Negro“), a los responsables del consorcio TEPCO, expresa una crítica intensa contra esa decisión.

„El gobierno japonés y los consorcios energéticos no han sacado ningunas lecciones de la catástrofe“, dice Lydia Will, miembro del consejo de la fundación y participante de la delegación que había viajado para el Japón para entregar el premio de vergüenza y en esa ocasión había también visitado la comunidad de Fukushima. „En vez de dedicarse al abastecimiento y de organizar la evacuación de los habitantes afectados alrededor de Fukushima, sólo quieren volver a realizar ganancias lo más pronto posible. La voluntad de la población del Japón se ve completamente ignorada“. En las encuestas, aproximadamente 70% de los japoneses se expresan contra la reactivación de las plantas atómicas. El 29 de junio, a eso de 150 miles de personas se han manifestado en Tokio frente al domicilio oficial del Primer Ministro japonés Noda para impedir, en el último momento, la reactivación del reactor de Oi.

Igual que en la central de Fukushima, los reactores de Oi están ubicados directamente sobre la costa, en la cercanía inmediata de unas formaciones geológicas activas que, parcialmente, hasta ahora nunca han sido objeto de investigaciones científicas exactas (Fuente: parte final del reporte de ZDF sobre la entrega del premio negativo, término de búsqueda: “Schmähaward”). Así, la amenaza es aún más grave y evidente que en el caso de Fukushima. También allá el peligro de tsunamis y seísmos había sido conocido, pero presentado como minimal. Eso fue claramente constatado en el informe de la comisión investigadora designada por el parlamento japonés. El accidente había sido previsible y evitable, al fin y al cabo fue una consecuencia y el resultado de la relación demasiado estrecha entre el gobierno, la oficina para control nuclear y los consorcios energéticos. Aquella hizo incluso posible que la oficina de control le haya hecho propuestas a TEPCO de cómo el consorcio podía evitar u omitir medidas de seguridad (Fuente: reporte de TAZ del 05 de julio de 2012). En el mismo tiempo, los empleados de TEPCO no recibieron instrucciones suficientes concerniendo el actuar en caso de emergencia o de accidente. Y, finalmente, la población no fue ni suficientemente informada ni evacuada a tiempo.

Hasta hoy día, 75% de la comunidad administrativa de Fukushima permanecen contaminados de radiactividad en medida elevada: una región donde a eso de 360 miles de niños viven y juegan afuera día por día (Fuente: Clinic Fukushima). Pero el gobierno japonés ha declarado el Super GAU, el máximo accidente nuclear previsible, „acabado y concluido“, reducido la zona de emergencia y tratado de reestablecer una pretendida situación de normalidad sobre el terreno en vez de evacuar la población en su totalidad. Y eso mientras por ejemplo en el reactor número 1 de la central accidentada vienen de ser constatados los valores de radiactividad de más de 10 sieverts por hora. Con tales valores, la dosis máxima admisible por año se ve alcanzada ya dentro de 20 segundos (Fuente: Japan Times del 29 de junio de 2012). Y en el área del reactor número 4 gravemente dañado se hallan aún 1.500 elementos nucleares usados en el depósito húmedo en uno de los pisos superiores. Los muros del edificio se declinan hacia el lado y en algunas partes se doblan para afuera (Fuente: New York Times del 27 de junio de 2012). Si el reactor fuera deteriorado por un eventual seísmo futuro, entonces, eso significaría el peligro de una catástrofe que sobrepasaría grandemente el GAU del marzo del año pasado.

Para que los habitantes de la región tengan por lo menos un punto adonde se podrían dirigir con sus preocupaciones concerniendo la salud, sobre todo la de sus niños, las organizaciones como „Madres de Fukushima“ están recogiendo donaciones para un centro de salud en el que médicas y médicos independientes atenderían a la gente. El centro debe llegar a ser un contrapeso a las informaciones deficitarias de los médicos obedientes al gobierno como Shunichi Yamashita. El vice-presidente de la Universidad Médica de Fukushima vuelve siempre a afirmar que las dosis de radiactividad de hasta 100 milisieverts por año no constituyen peligro y que la absorbción de elementos radiactivos por el cuerpo no daña a la salud (Fuente: Clinic Fukushima). Como contribución para iniciar la creación del centro de salud mencionado, los delegados de la fundación ethecon – Ética & Economía han donado 2500 Euros después de visitar Fukushima. ethecon hace un llamamiento a nivel mundial a la solidaridad con dicho proyecto y el apoyo de aquel. Pues las consecuencias del Super GAU de Fukushima aún no son ni pronto van a ser evaluables. En esa situación, el hecho de reactivar los reactores parados en el país entero no es sino un error grave.

La justificación detallada para el conferimiento del Black Planet Award Internacional de ethecon de 2011 se halla en la compilación sobre los responsables de TEPCO en la sección “(A) descargar” del sitio web www.ethecon.org, un resumen de aquella se encuentra en la “Carta abierta” distribuida ampliamente en alemán, inglés, español y japonés. Allí exige ethecon – Fundación Ética & Economía una responsabilidad material de los accionistas importantes y sanciones contra los responsables del consorcio energético. Aquellos habían adoptado, sólo por razones de codicia de ganancias, decisiones erróneas sin las que el desastre nuclear no haría tenido lugar ni sido posible. Entretanto, esos reproches han sido confirmados por el informe de investigación.

La fundación ethecon está conocida sobre todo por el conferimiento anual (en Berlín) de sus dos premios internacionales, el “Blue” y el “Black Planet Award”. Con el premio positivo, ethecon ha destacado en los años recién pasados a Diane Wilson / EE.UU. (2006), Vandana Shiva / India (2007), José Abreu y Hugo Chávez / Venezuela (2008), Uri Avnery / Israel (2009), Elias Bierdel / Austria (2010) y Angela Davis / EE.UU. (2011). Con los premios de vergüenza han sido hasta ahora puestos a la picota los propietarios y/o accionistas así como gerentes responsables de los consorcios MONSANTO / EE.UU. (2006), NESTLÉ / Suiza (2007), BLACKWATER (XE) / EE.UU. (2008), Formosa Plastics Group / Taiwan (2009), BP / Gran Bretaña (2010) y TEPCO / Japón (2011).

ethecon es, por contrario a muchas fundaciones en el seno de consorcios, familias, iglesias, partidos y Estado, una de pocas fundaciones „desde abajo“ que con sus 30 co-fundadoras y co-fundadores actuales y bajo la consigna „¡Para un mundo sin explotación y sin opresión!“ asume una responsabilidad respecto a las generaciones venideras. La fundación aún joven está financiada por medio de donaciones, aportes voluntarios y membrecías patrocinadoras.

Vista preliminar      ir arriba120706
Facebook Twitter YouTube Flickr
Donar on-line!