ethecon inicia una nueva campaña:
¡Pongamos fin a la explotación de los presos!

Inspirada por el trabajo de la activista estadounidense por los derechos humanos y civiles Angela Davis, galardonada con el Premio Blue Planet de ethecon del año 2011, ethecon - Fundación Ética & Economía emprende una campaña contra la creciente explotación de los internos en las cárceles. Son sobre todo las grandes corporaciones las que se benefician tanto del trabajo de los presos como de la privatización de las prisiones. Se trata aún de un fenómeno fundamentalmente estadounidense, pero esta lucrativa explotación de los presos encuentra cada vez más imitadores en todo el mundo. También en Alemania se habla actualmente de “reformar” el sistema penitenciario en tal sentido.

Grandes corporaciones como MICROSOFT, IBM y BOEING descubrieron hace tiempo en EE.UU. una oportunidad muy especial para maximizar sus beneficios: producir en los centros penitenciarios a un coste mínimo. Los presos reciben por lo general un salario muy escaso, en ocasiones ninguno. No hay gastos adicionales por asistencia sanitaria o prevención de riesgos laborales. En lugar de ello, estas grandes empresas disfrutan de ventajas fiscales adicionales por emplear a presos. Por lo general, estas actividades no tienen nada que ver con una integración en el mercado laboral una vez cumplida la condena. Lo que se consigue más bien con esta explotación en el interior de las prisiones es presionar a la baja los salarios de los trabajadores en general y destruir cantidad de puestos de trabajo normales.

“Esta despiadada explotación de los presos no es sino una moderna forma de esclavitud”, señala el miembro de la presidencia de ethecon, Axel Köhler-Schnura. “A los presos se les despoja de su dignidad y de sus derechos fundamentales. En las cárceles el control y la represión es total.” Los internos carecen por ejemplo del derecho a organizarse sindicalmente para obtener una remuneración adecuada o mejores condiciones de trabajo. Tampoco existe el derecho de huelga. Si se niegan a trabajar, se les aplican las medidas sancionadoras previstas en la institución penitenciaria correspondiente.

Al mismo tiempo, las propias cárceles y presos se convierten en fuente de ganancias y beneficios mediante la privatización de los centros penitenciarios. Compañías propietarias de centros penitenciarios, como CORRECTIONS CORPORATION OF AMERICA (CCA), en EE.UU., reciben dinero del Estado por cada preso recluido en sus instalaciones. CCA maximiza sus beneficios no sólo mediante el hacinamiento masivo sino también, entre otras cosas, por la deficiente atención médica que reciben los presos, en ocasiones con resultado de muerte. Otro escándalo se ha producido debido a los casos documentados de negligencia de los guardias en sus deberes de vigilancia, que no intervenían para detener enfrentamientos violentos entre los internos. Son signos claros de que la privatización erosiona el control público.

Los internos de las prisiones pertenecen a los grupos más marginados de la población. Alejados de la vista del público, sus condiciones de vida y de trabajo permanecen ocultas a menos que el escándalo sea tan grande que no pueda ya taparse. Una sociedad debe juzgarse por el modo en que garantiza los derechos humanos también de los sectores marginales.

“Especialmente escandalosas son las actividades de cabildeo de CCA”, según Bettina Schneider, gerente de ethecon. Sólo entre 2006 y 2008, la compañía se ha gastado más de 2,7 millones de dólares tratando de que se dictaran sentencias con condenas más elevadas. No se busca ni la rehabilitación de los condenados ni la protección de la sociedad, sino únicamente asegurar e incrementar las ganancias. El volumen de negocios de CCA alcanzó el año pasado los 1.700 millones de dólares. Y es una tendencia que va en aumento. Al mismo tiempo, EE.UU. se destaca como el primer país en número de presos con relación a la población total.

ethecon ofrece información de esta campaña por medio de un folleto, emprende acciones de protesta en la red y recoge firmas. Las distintas posibilidades de actuar pueden encontrarse en las secciones Downloads y Acciones de nuestra página web, www.ethecon.org.

La Fundación ethecon es conocida sobre todo por la concesión anual, en Berlín, de sus premios internacionales ethecon Blue y Black Planet. En los años pasados, con el premio positivo „Blue Planet Award“, ethecon ha rendido homenaje a Diane Wilson / EE.UU. (2006), Vandana Shiva / India (2007), José Abreu y Hugo Chávez / Venezuela (2008), Uri Avnery / Israel (2009), Elias Bierdel / Austria (2010) y a Angela Davis / EE.UU. (2011). Los premios negativos de Ethecon, por el contrario, han puesto en la picota a los directivos y accionistas de las compañías MONSANTO / EE.UU. (2006), NESTLÉ / Suiza (2007), BLACKWATER (XE) / EE.UU. (2008), Formosa Plastics Group / Taiwan (2009), BP / Gran Bretaña (2010) y TEPCO / Japón (2011).

Este año el premio internacional positivo le ha sido concedido al escritor y crítico de la globalización Jean Ziegler. El premio negativo ha recaído sobre Ivan Glasenberg y otros responsables del consorcio suizo comercializador de materias primas GLENCORE. La entrega de ambos premios internacionales tendrá lugar en un acto festivo público en el marco de la asamblea anual de ethecon, el sábado 17 de noviembre, en el Pfefferberg, en Berlín. El acto empezará a las 14:00 h, en la “blue room”, en el 176 de la Schönhauser Allee. La asistencia es gratuita pero debido al gran interés despertado es preciso inscribirse.

El profesor Ziegler asistirá en el acto y recogerá personalmente el premio. Los directivos y grandes accionistas de GLENCORE denunciados recibirán su premio con posterioridad en el marco de las acciones públicas organizadas en cooperación con otros movimientos sociales internacionales.

ethecon, a diferencia de las muchas fundaciones empresariales, familiares, eclesiásticas, de partidos políticos y estatales, es una de las pocas fundaciones “desde abajo”, que con sus 31 miembros actuales y bajo el lema “Por un mundo sin opresión ni explotación” asume una responsabilidad respecto a las generaciones venideras. Esta aún joven fundación se financia por medio de donaciones, aportaciones voluntarias y patrocinadores.

Vista preliminar      ir arriba120924
Facebook Twitter YouTube Flickr
Donar on-line!