A los copresidentes del DEUTSCHE BANK, Anshu Jain y Jürgen Fitschen, así como a los grandes accionistas del banco de ethecon – Fundación Ética y Economía

 
Sr. Jain,
Sr. Fitschen,
señoras y señores grandes accionistas:
 
El 16 de noviembre, en el marco de un acto público celebrado en Berlín, se concedió el International ethecon Black Planet Award 2013 convocado por ethecon - Fundación Ética y Economía. Con este premio negativo se “señala a personas que en el conflictivo terreno de la ética y la economía han destacado por pisotear los principios éticos, poniendo así en peligro el Planeta Azul. Y el Planeta Azul incluye tanto al mundo inanimado como a los seres vivos. (...) (el premio) señala a personas que de forma destacada se han beneficiado con la guerra, la explotación, las vulneraciones de los derechos humanos, la destrucción de la naturaleza y la miseria social, siendo de este modo, con intención o sin ella, motores de estos devastadores procesos. Estas son las personas que generan el riesgo de que el Planeta Azul se convierta en un Planeta Negro“ (El proyecto internacional de ethecon Blue Planet, Düsseldorf 2011, ed. actualizada 15, pp. 13-14).

El Premio internacional de ethecon Black Planet 2013 se concedió el 16 de noviembre de 2013 junto con el premio internacional de ethecon Blue Planet 2013. Con este premio honorífico “se distingue a personas que en el conflictivo terreno de la ética y la economía han destacado por su defensa de los principios éticos, luchando así por la conservación y la protección de nuestro “Planeta Azul”. Y el Planeta Azul incluye tanto al mundo inanimado como a los seres vivos. (…) (El premio) rinde homenaje a personas que (…) están dispuestas ofrecer resistencia civil en defensa de la paz, la justicia y la ecología (...), que se involucran en pro de los ideales e intereses de la humanidad sin atender a los perjuicios que esto pueda ocasionarles. Ellos y ellas son los que protegen, cultivan y defienden las frágiles semillas de la ética” (El proyecto internacional de ethecon Blue Planet, Düsseldorf 2011, ed. actualizada 15, pp. 10-12).
 
Como resultado de un amplio proceso internacional de nominación y selección, el 21 de septiembre de 2013, Día Internacional de la Paz, han sido ustedes, Sr. Jain, y Sr. Fitschen, así como ustedes, grandes accionistas del DEUTSCHE BANK AG, los elegidos para recibir el premio internacional de ethecon Black Planet 2013. Nuestra decisión se ha apoyado en informaciones de prensa, en hechos en parte conocidos por la opinión pública desde hace años, en las informaciones recogidas por periodistas de todo el mundo, en documentos públicos, en investigaciones de instituciones gubernamentales y organizaciones medioambientales, y también en los documentos publicados por su propia entidad. Hay que tener también en cuenta que la fundamentación de nuestra decisión habría sido aún más concluyente y extensa si hubiéramos dispuesto de una información completa, incluida la información interna mantenida en secreto, falseada o incluso destruida por la empresa.
 
ethecon – Fundación Ética y Economía basa su decisión de señalar con el premio internacional Black Planet 2013 a ustedes, Sr. Jain, y Sr. Fitschen, así como a ustedes, grandes accionistas del DEUTSCHE BANK AG, en las siguientes razones que exponemos de forma resumida:
 
Los cargos contra el DEUTSCHE BANK y los escándalos en que están envueltos el banco y sus responsables son muy diversos. Por un lado, las prácticas empresariales y las actividades del propio banco; por otro, la financiación de actividades discutibles o dañinas de empresas con las que el DEUTSCHE BANK hace negocios.
Según investigaciones de la Norddeutscher Rundfunk (NDR: Radiodifusora del norte de Alemania) y del Süddeutsche Zeitung, el DEUTSCHE BANK, a través de su sucursal en Singapur, ha fundado más de trescientas empresas y trusts en diversos paraísos fiscales, la mayor parte en las Islas Vírgenes Británicas. En muchos de esos casos asumió la dirección su filial Regula Limited. En opinión de los críticos, se impulsó el encubrimiento de flujos monetarios, favoreciéndose de ese modo posibles actos delictivos. El DEUTSCHE BANK no ha querido comunicar por cuenta de quién lo hacían y cuál era su finalidad comercial. Las operaciones de ingeniería financiera en paraísos fiscales podrían encubrir el lavado de dinero negro, la evasión de impuestos y ocultar fondos procedentes de la corrupción. El DEUTSCHE BANK ofrece sin disimulo a sus clientes en un folleto “la fundación, la dirección y la administración” de trusts, empresas y fundaciones en diversos países. Para ello se trabaja en estrecha colaboración con los asesores jurídicos y fiscales de los clientes. En la página web dboffshore.com, el banco publicita sus servicios en paraísos fiscales. Se dice ahí que las Islas Mauricio ofrecen “un entorno fiscalmente neutral“. Según la entidad, el número de trabajadores de su oficina en esas islas pasó en los últimos años de cinco a más de doscientos.
 
En 2012 se conoció que, de forma rutinaria, durante años, sobre todo entre 2005 y 2009, numerosos bancos habían manipulado en su favor los tipos de referencia LIBOR y EURIBOR a fin de obtener beneficios comerciales. Hay indicios de que de ese modo el DEUTSCHE BANK, sólo en 2008, ganó quinientos millones de euros.
El exjefe del Westdeutschen Landesbank, Ludwig Poullain, acusó al DEUTSCHE BANK de haber abusado de su posición dominante para hacer negocios con hipotecas de riesgo, eludiendo sus obligaciones hacia la sociedad. Con las apuestas de alto riesgo, que reportaron al DEUTSCHE BANK (y otras entidades, como JPMorgan Chase & Co.) cuantiosas comisiones, ciudades –entre ellas, Hagen y Pforzheim, Würzburg, Neuss y Milán–, comunidades locales y regiones europeas – entre ellas, la Toscana– perdieron cantidades millonarias que las llevaron casi a la ruina.
 
Es en extremo censurable que el DEUTSCHE BANK busque rentabilidad para los accionistas mediante sus fondos agrarios y de materias primas, participando así en la especulación con alimentos y la usurpación de tierras. La especulación con alimentos es en último término un negocio con el hambre. Pero si se obtienen beneficios, esto les resulta cuando menos aceptable.
 
El DEUTSCHE BANK ha sido también objeto de crítica por unos desvergonzados fondos de inversión que especulan con la esperanza de vida de las personas. Incluso la Oficina del Defensor del Cliente de la Asociación de Bancos Privados considera que esto es incompatible “con nuestro orden de valores, en particular con la intangibilidad de la dignidad humana, que ocupa ahí un lugar central”. El db Kompass Life 3 es el más morboso de los tres fondos de seguros de vida, con el que el DEUTSCHE BANK ha recaudado más de setecientos millones de euros de pequeños inversores. Normalmente tales fondos adquieren seguros de vida para cobrar la cuantía del seguro en caso de fallecimiento. Con el Kompass Life 3, el DEUTSCHE BANK fue aún más lejos: dejó de comprar pólizas propiamente dichas. En lugar de ello ofreció a los inversores una especie de apuesta sobre el tiempo que les queda de vida a alrededor de quinientas personas, con las que regularmente contacta una “tracking company”. El producto se basa en complejos modelos matemáticos, pero funciona siguiendo un principio tan sencillo como macabro: cuanto antes mueren las así llamadas personas de referencia del fondo, mayor es la ganancia de los inversores.
 
Otro punto importante de crítica, en opinión de muchos accionistas, es la clara desproporción entre la cuantía de las bonificaciones para el personal del banco, sobre todo los de la banca de inversión, y la cuantía de los dividendos. En 2012, los 98.219 empleados del banco recibieron sueldos por valor de 13.500 millones de euros. El beneficio neto descendió en ese mismo año un 85%, totalizando 665 millones de euros. Al mismo tiempo, la cuantía del total de las bonificaciones distribuidas descendió sólo un 11%, totalizando nada menos que 3.200 millones de euros.
 
Los responsables del DEUTSCHE BANK no tienen reparos en obtener beneficios a costa del medioambiente, el clima, los derechos humanos e incluso la vida humana. Y en el colmo del cinismo, practican un lavado de cara ecológico con el propósito de darle al banco un barniz verde, esto es, un barniz de sostenibilidad y responsabilidad medioambiental. Pues lo cierto es que el banco se cuenta entre los mayores inversores que ofrecen financiación a centrales nucleares, presas y otros megaproyectos.
También se mantienen variadas relaciones comerciales con empresas de armamento y sus proveedores, ya sea en forma de préstamos, créditos o compra de acciones. Entre esas empresas las hay que fabrican bombas de racimo, o incluso armas nucleares, y que se las suministran sin vacilar a países que vulneran los derechos humanos y que oprimen a su población. También de ese tipo de negocios con empresas armamentísticas como RHEINMETALL, LOCKHEED MARTIN y compañía obtiene beneficios el DEUTSCHE BANK.
 
Sr. Jain,
Sr. Fitschen,
señoras y señores grandes accionistas:
Ustedes son los principales responsables de las decisiones y actuaciones del DEUTSCHE BANK, a ustedes les pertenece la entidad, ustedes dirigen la empresa. Tienen en su haber el deterioro de la salud humana y la destrucción del medioambiente a gran escala, incluso la muerte de muchas personas. Ustedes representan un peligro no sólo para la paz y los derechos humanos, sino también para la democracia, la ecología y la humanidad en conjunto. Ustedes actúan en aras del poder personal y el enriquecimiento privado. A tal fin pisotean la moral y la ética, sin preocuparles arruinar la tierra hasta que quede convertida en un Planeta Negro.
ethecon aprecia en sus actuaciones, Sr. Jain, Sr. Fitschen, señoras y señores grandes accionistas, “una escandalosa contribución a la ruina y la destrucción de nuestro Planeta Azul”. Por este espantoso desprecio y vulneración de la ética humana, ethecon – Fundación Ética y Economía les señala a ustedes, grandes accionistas y responsables de la dirección del banco, con el premio internacional de ethecon Black Planet 2013.
 
Como mencioné al principio, la concesión del premio internacional de ethecon Black Planet 2013 a ustedes, responsables y propietarios del DEUTSCHE BANK, está ligada a la concesión del premio internacional de ethecon Blue Planet 2013. Éste se le ha concedido a la música, antifascista y activista en favor de la paz Esther Bejarano. A diferencia de ustedes, que de forma totalmente irresponsable ponen en peligro y arruinan nuestro Planeta Azul, Esther Bejarano ha destacado de manera excepcional por su compromiso con la conservación y la protección de nuestro Planeta Azul y de sus habitantes.
En particular en el caso de la galardonada con el premio Blue Planet, Esther Bejarano, hay alguna conexión con el pasado criminal de su banco: mientras que, como está probado, el DEUTSCHE BANK contribuyó a la financiación del campo de concentración de Auswitz y tuvo también responsabilidad en la instauración del régimen nazi y en sus actuaciones, Esther Bejarano fue encerrada a los 17 años en un campo de trabajo y después deportada al campo de concentración de Auswitz, donde sobrevivió únicamente porque formaba parte de la orquesta de mujeres.
 
Les exhortamos a que tomen ejemplo del compromiso individual de personas como Esther Bejarano. Pongan fin a la explotación y la destrucción de personas y medioambiente por parte del DEUTSCHE BANK. Garanticen la justicia social, la seguridad y los derechos humanos en la propia empresa y en su ámbito de actuación. Preserven el medioambiente y la paz. En lugar de ir a la caza de beneficios, utilicen su dinero para inversiones éticas y proyectos solidarios, tal como demanda la inmensa mayoría de la población mundial.
Este es el llamamiento a ustedes, directivos y propietarios responsables del DEUTSCHE BANK, ligado a su señalamiento mediante la concesión del premio internacional Black Planet 2013 de ethecon – Fundación Ética y Economía.
Al mismo tiempo, nos sumamos activamente a los movimientos nacionales e internacionales críticos con la globalización y con los consorcios empresariales para exigir responsabilidades por su actuación y por los daños que su empresa ha ocasionado al medioambiente, a la salud, por los daños sociales, financieros y demás, para que su empresa y ustedes personalmente rindan cuentas y, en su caso, reciban el correspondiente castigo.
 
Berlin, 16 de noviembre de 2013

Les saludan,
Axel Köhler-Schnura Elke von der Beeck
(Presidente de la Junta Directiva) (Presidenta del Patronato)

Vista preliminar      ir arriba11.06.2014
Facebook Twitter YouTube Flickr
Donar on-line!