ethecon premio / Los premios 2014/ 2015 / Justification Blue Planet Award 2014

Justification Blue Planet Award 2014

Versión eslovena abajo para descargar

Fundamentación del homenaje al activista por los derechos humanos y la paz Tomo Križnar de Eslovenia con el International ethecon Blue Planet Award 2014

Desde 2006, ethecon - Fundación Ética & Economía otorga anualmente dos premios internacionales: el Blue Planet (Planeta Azul) y el Black Planet (Planeta Negro).

Con el premio internacional Blue Planet de ethecon se rinde homenaje a aquellas personas que realizan una labor extraordinaria para proteger y defender la ética humana en el campo de tensión entre ética y economía, y de esta manera luchan por la conservación y el rescate de nuestro Planeta Azul.
Por otra parte, con el Black Planet se estigmatiza a quienes violan y pisotean de manera escandalosa la ética humana en el campo de tensión entre ética y economía, y de esta manera arruinan y destruyen nuestro Planeta Azul y lo convierten en un Planeta Negro.
Los premios internacionales Blue Planet y Black Planet de ethecon constituyen una misma unidad, dos caras de la misma moneda. Ambos reflejan el estado actual de nuestro planeta, rinden homenaje al compromiso solidario con la protección del medio ambiente, la justicia y la paz, mientras estigmatizan la desconsideración, la codicia y la explotación, y exhortan a la resistencia, al cambio y al compromiso. Cabe resaltar que, en ambos casos, el Planeta Azul comprende tanto el mundo habitado como el deshabitado en su totalidad.
 
Tras concluir los procesos de nominación y selección para ambos premios internacionales de ethecon para 2014, el patronato y la junta directiva de ethecon - Fundación Ética & Economía declaran:
La fundación distingue con el International ethecon Blue Planet Award a aquellas personas que demuestran valentía, tenacidad e integridad. Personas que no le temen a la resistencia cívica para defender la paz, la justicia y la ecología, a oponerse para ello a las normas y leyes dominantes, y, en casos extremos, a asumir penas, sentencias y desventajas para su vida y su salud. Las personas así demuestran lo que usualmente se conoce como valor cívico: el coraje para actuar por la ética y la moral, por los ideales y los intereses de la humanidad, sin consideración de las propias desventajas resultantes. Las personas así son las que protegen, cultivan y defienden esa planta tan delicada que es la ética humana. A esas personas se debe que haya paz, derechos humanos, seguridad social y protección del medio ambiente para la humanidad.
Los galardonados con el premio Blue Planet se hallan en un mundo orientado cada vez más hacia el lucro como único criterio de decisión y de desarrollo, como David frente a Goliat frente a las potencias que menosprecian y violan los intereses de las masas de la humanidad por la justicia, la paz y el medio ambiente intacto, y arruinan sus condiciones de vida y su patrimonio. Estas personas se ven desventajadas, perseguidas y discriminadas de maneras diversas: incluso amenazadas con frecuencia con atentados contra sus pertenencias, su salud y su vida. Necesitan de todo nuestro apoyo, ayuda y solidaridad.
En consecuencia, el International ethecon Blue Planet Award se entiende como factor de movilización para apostarle a la paz, la justicia y la protección del medio ambiente. En combinación con el premio de vergüenza Black Planet, deberá sensibilizar a la opinión pública en este sentido y atraer su atención, descubrir las interrelaciones y a los responsables, así como fortalecer la resistencia contra la destrucción del medio ambiente, las guerras y la injusticia.
Cada febrero se hace una convocatoria internacional para nominar candidatos para ambos premios. La fundación selecciona a los galardonados luego de un proceso de selección meticuloso que tiene lugar hasta el mes de agosto del mismo año.
El activista por la paz esloveno Tomo Križnar será el galardonado con el International ethecon Blue Planet Award 2014.
 
El patronato y la junta directiva de ethecon justifican su decisión como se resume a continuación:
Tomo Križnar, activista por la paz, cineasta y periodista, será galardonado con el International ethecon Blue Planet Award 2014 por su ejemplar esfuerzo por la solidaridad y la ética, y por su valiente compromiso con el rescate y la conservación de nuestro Planeta Azul. Entre sus actividades y esfuerzos se destacan:

Al reconocer muy pronto que nuestra sociedad de consumo actual se basa en la explotación, comenzó a recorrer el mundo con el fin de aprender e internalizar otros modos de vida. Logró establecer que aquellas etnias que no participan del consumismo capitalista se encuentran en vías de extinción, amenazadas por el hambre insaciable de recursos de nuestro mundo marcado por la codicia. A comienzos de los años ochenta abandonó una prometedora carrera en la empresa de electrónica más grande de lo que era entonces Yugoslavia, y comenzó a aprovechar su talento periodístico como escritor, cineasta y fotógrafo para enfrentarse contra la privación inhumana de la vida.
Desde 1979, Tomo Križnar viaja a Sudán en su esfuerzo por contribuir a la terminación de la guerra civil. Allí, se hace partícipe de las vidas de las etnias y aprende de ellas cómo se puede vivir de otra manera en este mundo. Fue así como desarrolló una profunda admiración por la sabiduría y la apacibilidad de estos hombres y mujeres. En 2006, el entonces Presidente de Eslovenia, Janez Drnovšek, lo envió como embajador especial a Darfur (Sudán) para que proporcionara informes acerca de la situación del lugar. A su llegada, fue encarcelado.
Por sus actividades en Sudán ha sido privado de la libertad ya seis veces desde entonces. Esto no lo disuadió en lo más mínimo de continuar regresando a la zona de guerra de ese país a continuar sus actividades en pro de la paz y de los derechos humanos de la población local.
Como parte de este trabajo se ha puesto en contacto con organizaciones para los derechos humanos, la UE, los organismos gubernamentales estadounidenses y otras organizaciones. En su documental terminado en 2008, «Darfur: Vojna za vodo» (La guerra por el agua), demuestra que la disposición para ayudar muchas veces solo es simulada y que en realidad es un asunto de poder y de acceso al petróleo, la tierra y el agua. La película hace parte del proyecto «Safe-Keeping Darfur» (Salvaguardar a Darfur), cofinanciada por la fundación berlinesa «Cinema for Peace» (Cine por la paz) y la fundación humanitaria H. O. P. E., del mismo Križnar. Con donaciones para su proyecto Tomo Križnar adquirió cámaras portátiles para darle al pueblo amenazado de los nuba un poco de esperanza en medio de su impotencia. De esta manera les posibilitó a ellos documentar por sí mismos cómo se les asaltaba, tiroteaba, violaba y asesinaba. La condición era presentarse ante la opinión pública mundial con documentos gráficos.
A partir de las estremecedoras imágenes preparó el documental «Oci in ušesa Boga» (Ojos y oídos de Dios), de 2012. Debido a que no se le permitió presentar su película en el marco de «Cinema For Peace», Tomo Križnar protestó con volantes y proyectó un avance de su película en una de las paredes laterales de un camión, con lo que interesó a las celebridades de la alfombra roja, entre ellas Angelina Jolie.
Actualmente, Tomo Križnar tiene un camión equipado para perforar pozos, con el que espera llegar a las zonas en conflicto para permitirles el acceso al agua a las personas que constantemente tienen que huir. Además, su intención es implementar aviones de vigilancia no tripulados, con los que espera evitar los ataques contra la población civil. Al mismo tiempo, se opone al uso de los aviones de combate no tripulados utilizados por los estados de Occidente para eliminar objetivos humanos.
Su compromiso con la humanidad es el resultado de su firme convicción en la paz. Ha hecho un llamado por un programa integral de protección de las etnias amenazadas. Al aclarar la situación por medio de fotografías y videos tomados por los mismos afectados, les proporciona opciones de negociación, soberanía, identidad: en suma, un nombre, un rostro y dignidad. Lucha contra las amenazas mortales y el genocidio en Sudán perpetrados por el propio gobierno. Los actores atropellan con codicia por la tierra, el agua y las reservas de petróleo, al amparo de consignas racistas. Mientras las potencias proporcionan armas, toleran el genocidio y comercian con los poderosos responsables, Tomo Križnar le pone rostro tanto a los desdichados como a los agresores. Su trabajo y sus cámaras han traído a la luz pública a las masas de desconocidos. Hace a los agresores susceptibles en un combate tan desigual como el de David frente a Goliat.
Alguien le preguntó por qué regalaba cámaras en lugar de fusiles. Su respuesta: «porque la violencia no es la solución». La violencia genera más violencia y no resuelve el problema subyacente. Con su visión y el apoyo de la oposición por medio de la concienciación, la solidaridad y la consideración de los seres humanos más allá de las fronteras, Tomo Križnar está fortaleciendo la capacidad de negociación de la población civil afectada de Dafur, en las montañas Nuba y en el Nilo Azul. El compromiso y la solidaridad de Tomo Križnar sirven a quienes no pueden defenderse por sí mismos. Sus convicciones siguen la filosofía de «transformación, no caridad». No lucha por obras de beneficencia sino que busca exponer las consecuencias del sistema de lucro, y combatir activamente el hambre, la guerra y la necesidad, sin contemplaciones respecto a su propia vida y su integridad. Mete el dedo en la llaga y denuncia sin miramientos la codicia de los ricos y poderosos, cuyo insaciable y desconsiderado apetito por la tierra y los recursos conduce al sufrimiento y a la muerte, además de arruinar y destruir el medio ambiente.
 
El patronato y la junta directiva de ethecon declaran:
Tomo Križnar defiende a pesar de su propia seguridad la vida humana y se opone a la destrucción del medio ambiente, a la explotación y a la guerra. No solo defiende la paz y los derechos humanos: también la autodeterminación de los pueblos. Sus acciones están a favor de la comunidad humana y del medio ambiente. Mantiene en alto la ética y la moral, y se opone enérgicamente a la transformación de nuestra tierra en un Planeta Negro.
En un mundo orientado cada vez más hacia el lucro como único criterio de decisión y de desarrollo, ethecon ve en la conducta de Tomo Križnar una contribución destacada al rescate y a la conservación de nuestro Planeta Azul. Por su atención al desarrollo de los valores humanos, ethecon - Fundación Ética & Economía le otorga a Tomo Križnar el International ethecon Blue Planet Award 2014.
 
El International ethecon Blue Planet Award 2014 al activista por los derechos humanos y la paz Tomo Križnar, así como el International ethecon Black Planet Award 2014 a Andrew N. Liveris (presidente de la junta directiva), James M. Ringler (miembro de la junta) y a todos los grandes accionistas de la multinacional de sustancias químicas DOW CHEMICAL serán entregados en un acto público en Berlín. La fecha se dará a conocer próximamente.

Berlín, Día Internacional de la Paz, 21 de septiembre de 2014