Justificación de ethecon Fundación Ética y Economía de la condecoración de la activista por el medio ambiente y la paz Hanna Poddig (Alemania) con el Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017

Prefacio
a los dos premios internacionales de ethecon
Desde elaño 2006 ethecon - Fundación Ética y Economía otorga anualmente dos premios internacionales el International ethecon Blue Planet Award (Premio Planeta Azul Internacional de ethecon) y el International ethecon Black Planet Award (Premio Planeta Negro Internacional de ethecon).
Con el premio Internacional ethecon Blue Planet Award son destacadas personas que aportan de manera sobresaliente a la protección y defensa de la ética humana en el campo de tensión entre ética y economía y así luchan por la conservación y la salvación de nuestro Planeta Azul.
Con el premio Internacional ethecon Black Planet Award son estigmatizadas las personas que violan y pisotean de manera escandalosa la ética humana en el campo de tensión entre ética y economía y así arruinan y destruyen nuestro Planeta Azul llevándolo hacia el estado de un Planeta Negro.
El premio internacional de ethecon Blue Planet Award y el premio internacional de ethecon Black Planet Award están unidos entre sí, son las dos caras de una moneda. Los dos juntos reflejan la situación de nuestro mundo. Por un lado, ilustran la implicación solidaria por el medio ambiente, la justicia y la libertad, por el otro deshonran el enfoque despiadado que conduce a la destrucción ambiental, la injusticia y las guerras. Los premios promueven la resistencia, el cambio y el compromiso. En ambos casos el término «planeta azul» significa todo el mundo, los seres inanimados y los seres vivos.
Cada año en febrero se hace un llamamiento internacional a entregar propuestas para el premio internacionales ethecon Blue Planet Award y internacionales ethecon Black Planet Award. En un proceso meticuloso de selección, con duración hasta el mes de agostolos respectivos ganadores de premios son designados por la fundación.

Comunicado
de la Junta y el Consejo
sobre el premio internacional de ethecon Blue Planet Award 2017
La fundación ethecon otorga el premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 a
Hanna Poddig (Alemania) activista por el medio ambiente y la paz
El premio internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 se otorga, en oposición al premio internacional de ethecon Black Planet Award 2017, consecuentemente con la filosofía de ethecon Fundación Ética y Economía, a la susodicha ganadora, por su defensa de los principio éticos en el campo de tensión entre ética y economía, y su lucha por la conservación y la salvación de nuestro Planeta Azul.
Ethecon la galardona con el Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017por su compromiso ejemplar con la defensa de la libertad, de los derechos humanos del medio ambiente y de la seguridad de la sociedad.
Hanna Poddig es valiente, coherente, incorruptible y procede con integridad. Se compromete en la resistencia civil, se opone a las normas y leyes vigentes y, en casos extremos, asume peligros e inconvenientes para su propia vida e integridad física. Es un ejemplo, de lo que significa responsabilidad social y coraje civil.
La estimada ganadora del Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award es una de las personas que defiende la moral y la ética y de esta manera defiende el planeta azul.
Ella lucha contra un mundo en el que el beneficio es el único criterio de elección y desarrollo como David contra Goliat. Afectada por una serie de desventajas, perseguida y marginada. A menudo ve amenazada su propria existencia, salud y vida. Y sin embargo, es una de las personas a quienes la humanidad debe la paz, los derechos humanos, la seguridad social y la protección del medio ambiente.
La ganadora se verá galardonada y honrada como persona con el premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017. Como representante de todos aquellos que están comprometidos con la preservación o salvación del «Planeta Azul». Que su ejemplo pueda inspirar a todos.
De hecho, también se entiende como objetivo del Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 el de alentar los esfuerzos de las personas hacia la libertad, justicia y protección del medio ambiente. Movilizar a las personas contra las guerrasla explotación y la degradación del medio ambiente. El Premio debería también sensibilizar y aumentar la atención de las personas, desenmascarar a los responsables y los contextos en los que actúan, así como fortalecer la lucha contra la destrucción del medio ambiente, las guerras y la injusticia.
Justificación
para la entrega del
Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 a la
activista por el medio ambiente y por la paz Hanna Poddig (Alemania).
El consejo de administración y la junta directiva de ethecon, se apoyan para su decisión en noticias, hechos conocidos en público desde hace años, la información recogida por periodistas de todo el mundo, documentos públicos, investigaciones de agencias gubernamentales y activistas de movimientos sociales de varios países y también a los materiales publicados por Hanna Poddig.
De la abundancia de los hechos investigados en el proceso de nominación para la concesión del Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 a la activista ambiental y por la paz Hanna Poddig (Alemania) se detallan:
Desde la primera infancia Hanna Poddig se comprometió por la paz y el medio ambiente. Destacó por su firmeza, poder y riqueza de ideas. A pesar de la hostilidad y represión, permaneció fiel a sus principios. Se toma en serio la resistencia civil y no se rinde frente a la opresión de la guerra, los explotadores y los que destruyen el medio ambiente. No actuó nunca por presunción o ergotismo, sino para poner fin a la desgracia y participar activamente en un mundo digno para vivir. Quiere dejar claro que el esfuerzo de cada uno es importante. Y que cada uno puede tomar su parte porqué cada esfuerzo es realmente importante. Se ve a sí misma como un ejemplo que se puede seguir, quiere motivar y dar impulso. No sólo critica los síntomas y los excesos, sino que también revela las raíces, del sistema social basado en el provecho económico, y del capitalismo. De manera coherente, su compromiso se dirige también hacia un cambio en las condiciones sociales hacia una vida libre de lucro y autodeterminada.
Ya desde su infancia Hanna Poddig fue educada a la política por sus padres. Se manifestó junto a ellos contra la construcción de autopistas, incineradoras y centrales térmicas nucleares.
El modo de vida «normal» de sus compañeros de clase y amigas, hacer la vista gorda no era una opción para ella. Ya desde muy joven, eligió la manera más ardua de actuar, la resistencia para el cambio.
Después de haber visto una película con su clase en la escuela sobre la resistencia de la Rosa Blanca en los tiempos de la dictadura de Hitler, se enfadó con sus compañeras de clase, que frente a la pregunta si ellas bajo las mismas circunstancias actuarían como Sophie Scholl, contestaron con un sí inmediato. Ella era mucho más honesta, y mucho más autocrítica con esta pregunta, y se dio cuenta de que sus compañeras de clase solo alababan un ideal, detrás del cual no había sustancia y que su compromiso se disolvería en el aire en la primera ocasión.
Más tarde, este círculo se cerró de una manera inesperada. Hanna tuvo una conversación seria con sus abuelos sobre sus actividades. Hanna se sintió aliviada y contenta al oír que sus abuelos veían la lucha de su nieta contra la explotación, la destrucción ambiental y la guerra como una continuación de la tradición familiar, ya que los bisabuelos de Hanna ya habían decidido ir en contra de la dictadura de Hitler y la guerra y fueron arrastrados al campo de concentración por eso.
Asumió ya una responsabilidad con 16 años, cuando decidió liderar un grupo de jóvenes del BUND.
Con 17 años entró en la organización para el medio ambiente Robin Wood. Desde el 2002 al 2007 trabajó dentro de esta como activista que sube a los arboles para protegerlos, y a pesar de ser muy joven fue elegida en la junta.
Tomó parte también a una acción en la base aérea de Rhein-Main. En consecuencia, fue denunciada por delito menor. A estas alturas contaba ya con unas cuantas experiencias de represión policial. Una y otra vez, había sido detenida arbitrariamente en manifestaciones y acciones políticas, y había tenido que pasar muchas horas detenida.
En 2004 participó a una acción, cuyo objetivo era detener un medio de transporte de materiales nucleares. El camión que trasportaba materiales nucleares pudo llegar a su meta, pero con un considerable retraso.
En 2006 ocupó la Puerta de Brandenburgo con una pancarta con escrito «El carbón mata el clima». Un día antes de la cumbre del clima quería con esta protesta valiente llamar la atención sobre los peligros de las industrias del carbón.
Desde el 2007 ha trabajado como escritora del periódico anarquista «Graswurzelrevolution» (Revolución desde la base) y en la redacción de la revista democrática y sin dueños «Grünes Blatt» (El papel verde).
Por una acción de bloqueo fue detenida en 2008 durante 90 días. En ese momento puso su vida por primera vez conscientemente en juego. Durante esta acción la joven se encadenó a las vías de la línea de ferrocarril entre Husum y Kiel para detener un transporte blindado del ejército alemán. Con otras cuatro activistas, que la ayudaron llevándole mantas, comida y pancartas, logró detener el tren y retrasar el trasporte considerablemente. Por los daños en las vías del tren, la compañía de ferrocarriles alemana la amenazó de tener que pagar por vida una indemnización.
En 2009 se publicó su libro «Radikal mutig, meine Anleitung zu anders sein» (Valor radical, mi introducción al cambio). Con el libro describe su vida, la motivación de su compromiso político y discute sobre las relaciones dominantes en la situación actual. Ella conduce su propria revolución y espera poder alentar a muchas personas a reflexionar sobre esta situación.
A pesar de las amenazas y su detención en 2008, en 2012 se volvió a encadenar a las vías. Esta vez no se trataba de un trasporte de tipo militar sino de uranio procedente de la planta de enriquecimiento de uranio de Gronau. En aquella ocasión también puso su vida en peligro, para defender el medio ambiente y las personas. Por el bloqueo en las vías del trasporte de uranio fue condenada a una multa diaria durante 110 días. La multa más alta que se ha puesto en Alemania por un bloqueo.
Desde el 2012 trabaja en un colectivo de traducción anarquista y desde el 2014 realiza lecturas regulares y ofrece talleres sobre todo tipo de cuestiones políticas.
En 2017 se declaró contra la violencia policial mediante una carta abierta como activista del movimiento social por la paz, los derechos humanos y el medio ambiente, y declaró su posición para un mundo mejor en el marco del G20.
Hanna cumplió siempre su condena en la cárcel, en vez de pagar una fianza, con el objetivo de incrementar tanto como fuera posible los costos a cargo del estado derivados de sus acciones. Más adelante su idea fue de romper las penas de prisión aproximadamente a mitad o más de su duración y pagar el resto con las donaciones. Al mismo tiempo aprovecha sus experiencias en la carcel positivamente y desarrolla su critica a todo el sistema penal.
A conciencia, Hanna renuncia a ganar dinero y realizar un trabajo. Describe de manera nueva el trabajo y se define como una activista a jornada completa. No tiene una residencia fija y se procura su comida de los contenedores de basura de los grandes y pequeños supermercados. Quiere preservar su independencia y no se beneficia de ningún tipo de ayuda financiera del Estado.
Además de sus actividades como activista Hanna viaja por Europa para fortalecer la cooperación internacional en la dirección del cambio hacia un mundo en el que haya paz, derechos humanos y protección del medio ambiente y con sus conferencias en otros países quiere ayudar a organizar la cooperación global.
El Consejo y la Junta de ethecon comunican:
La activista por la paz y el medio ambiente Hanna Poddig (Alemania) defiende, al margen de su propia seguridad, los derechos humanos y del medio ambiente y lucha contra la guerra, las industrias atómicas y la violencia de Estado. No solo defiende los derechos humanos y del medio ambiente, sino también lucha para la destrucción del actual sistema capitalista. Su trabajo es en beneficio de la especie humana. Defiende la moralidad y la ética y se opone a que la tierra se convierta en un planeta negro.
En un mundo en el que siempre más el beneficio se halla como único criterio de elección y desarrollo, ethecon reconoce la contribución de Hanna Poddig como una posibilidad para rescatar y conservar nuestro planeta azul. Por esta admirable preocupación y desarrollo de los valores humanos ethecon - Fundación Ética y Economía condecora Hanna Poddig con el Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017.
El Premio Internacional de ethecon Blue Planet Award 2017 se condecorará a la activista por la paz y el medio ambiente Hanna Poddig (Alemania) junto al premio internacional de ethecon Black Planet Award 2017 que se otorgará a Armin Papperger (Presidente del Consejo de Administración) y Ulrich Grillo (Presidente del Consejo de Supervisión) así come el importante accionista Larry Fink (presidente de BLACKROCK Inc.) y Paul Manduca (presidente de PRUDENTIAL PLC) de la empresa de armamentos RHEINMETALL (Alemania) durante un acto público que se celebrará en Berlín el 18 de noviembre de 2017
Berlín, Día Internacional de la paz, 21 de septiembre de 2017

Vista preliminar      ir arriba
Facebook Twitter YouTube Flickr
Donar on-line!